HOME     ABOUT     WORKS     PRESS     NEWS      CONTACT
 
Cosmonaut

2015
Digital composition, 05:00

Raw material taken from the film "The cosmonaut" under CC license. The collection features hours of footage of landscapes and unique locations, shot in the Soviet Union and Spain, and describing the strange journey of a cosmonaut on an empty land.
In Cosmonaut an scenery in chroma key has been used, where an astronaut appears walking slowly with apparent solemnity, not knowing exactly what to do in that space and finally deciding to sit in the middle of the set. At the same time, it appears the hands of a second astronaut who makes him constant signs.
Meanwhile the electronic music of the instrument "Martenot Waves" is sounding. The two scenes have separately not impotance, but edited together, they acquire the relevance of a comic situation, while satirizes about the use of digital compositions.



ES/
El truco visto, un enfático cosmonauta camina delante de una pantalla verde de chroma con cables y focos a su rededor. Apropiándose del material filmado para la película «El Cosmonauta» libre (con licencia CC) en la red, Albert Bayona utiliza diferentes cortes de filmación, superponiendo otra escena con una máscara y brazos enfundados en un traje, que parece replicar la interpretación del cosmonauta en el fondo de la imagen.
Albert Bayona utiliza el metraje rodado para la película «El Cosmonauta» (Nicolás Alcalá, 2013) para combinar dos secuencias, se aprecian las marcas técnicas de grabación y los códigos de tiempo, que supuestamente suceden en la Luna o en el espacio.
Su mezcla da lugar a una performance a dúo en la que el personaje del fondo camina grave sin un objetivo claro, hasta que se sienta mientras que el otro, al que no se ve ya que está en el lugar del espectador, realiza diversos signos con los brazos y las manos incluso de burla.
A través de esta mezcla el autor poner en tela de juicio la precariedad real de la representación del espacio. La melancólica música electrónica, ejecutada con un Martenot Waves y piano, contraría la información que se recibe visualmente, unos estímulos dificultosos que despistan sobre el sentido de esta pieza.
El cosmonauta que está sentado ante el chroma key parece ausente, incluso taciturno, hasta depositar en la superficie lunar una placa grabada. En ningún momento reacciona ante las provocaciones del «espectador», que fijamente le observa y gesticula, como si el vacio espacial impidiese cualquier tipo de comunicación, aunque finalmente le mire sin expresión para volver a descubrir que todo es un set de filmación.
Albert Bayona trata los clips apropiados fomentando el distanciamiento entre los personajes. Percibiéndose con pesadumbre sin una razón determinada, es más la impresión que se genera al combinar los tres elementos de sentido (las dos imágenes superpuestas con la música) que el desarrollo de una trama en concreto.
La fantasía fabricada se disuelve devolviendo la ilusión generada a una situación de realidad enredada por los sistemas de producción.

Carlos Trigueros

 


...en 2015 Bayona dispuso de una serie de secuencias de la malograda película El Cosmonauta (2013), rodada a partir de una accidentada campaña de financiación colectiva que finalmente no la llevó a ser el éxito que se auguraba, pero sí a entrar en ese estante en que se agrupan las películas de culto.
Bayona parte de la existencia de un croma en una de las escenas que el propio equipo de la película puso a disposición del público. De nuevo se comienza eludiendo el engaño y a continuación se superponen dos planos que unidos dotan la acción de cierto patetismo.
El cosmonauta realiza una serie de movimientos que no se coordinan con los que en la escena superpuesta parecen dirigir las manos de otro cosmonauta espectador. El resultado es un filme homónimo de cinco minutos en el que Bayona convierte la experiencia de esa supuesta primera llegada del hombre a la luna en un sketch frustrado, del mismo modo que lo serían la supuesta expedición rusa en que se basa y la película que lo quiso narrar.
La aparición de ese patetismo pretendido nos lleva nuevamente a la serie de pinturas en que Bayona reproducía cuidadosamente los patrones con el fin de evidenciar algo que él previamente sabía.
En Cosmonaut (2015) la intención es clara y el fallo en la comunicación se suma a esa falta de nociones acerca del espacio exterior como escenario.
Surge también esa duda acerca de si la llegada a la luna ha tenido lugar realmente en algún momento de la historia o si, por lo contrario, todo lo que hemos visto hasta hoy no habrá sido un burdo croma que reproduce ese perfecto hondear de la bandera, la amplia zancada del astronauta y la frase perfecta con que culminar tal proeza.

Àngel Calvo Ulloa

 

Fragmento extraído del texto,"Albert Bayona.Hacer evidente el engaño", para el catalogo Los márgenes. Producciones afectivas, políticas y estéticas desde dentro y fuera de un territorio, Centre d'Art La Panera

 

 

https://vimeo.com/129260765?
https://www.youtube.com/watch?v=UQrM-BXWpZg